RESIDENCIA DE ANCIANOS - CASA DE CARIDAD LA ENCARNACIÓN Cúllar

Privada
16 Plazas totales
Conoce la residencia RESIDENCIA DE ANCIANOS - CASA DE CARIDAD LA ENCARNACIÓN

La residencia de ancianos residencia de ancianos - casa de caridad la encarnación cuenta con prestaciones como aire acondicionado en zona común, enfermería, ascensor, gimnasio, sala de visitas, ayudas técnicas, jardín, sala de estar, baño geriátrico, patio, sala de televisión, capilla, recepción, cocina propia, estimulación cognitiva, podología, terapia ocupacional, centro de día, trabajador social, dieta personalizada, atención religiosa, diarios y revistas, manualidades, excursiones, fiestas o baile, voluntariado, servicio de lavandería, manicura, servicio de transporte, arreglo de ropa y servicios de instalaciones generales, programas y actividades, servicios personales, servicios sociosanitarios
Las habitaciones están equipadas con calefacción, cuarto de baño, timbre de llamada, timbre en baño, cama articulada, suelo antideslizante en baño

Para poder ingresar en la residencia residencia de ancianos - casa de caridad la encarnación es necesario cumplir estos criterios de admisión: tener 65 años; solicitar la plaza

Ubicación

Vea también otras parecidas a RESIDENCIA DE ANCIANOS - CASA DE CARIDAD LA ENCARNACIÓN Granada

RESIDENCIA DE MAYORES MANUEL ALFARO
(Cúllar, Granada)

La residencia de ancianos residencia de mayores manuel alfaro cuenta con prestaciones como aire acon...

Más información

HOGAR - RESIDENCIA SAN JERÓNIMO
(Cúllar, Granada)

La residencia de ancianos hogar - residencia san jerónimo cuenta con prestaciones como recepción, ve...

Más información

RESIDENCIA DE MAYORES SAN CAYETANO
(Cúllar, Granada)

La residencia de ancianos residencia de mayores san cayetano cuenta con prestaciones como aire acond...

Más información

RESIDENCIA PARA MAYORES CORAZÓN DE JESÚS
(Cúllar, Granada)

  Residencia para mayores Corazón de Jesús, cuenta con prestaciones como ayudas t...

Más información

Dentro de Residencias de ancianos en Granada también podemos ver